miércoles, 14 de junio de 2017

lunes, 5 de junio de 2017

Celotipia





Desde entonces duermo con un ojo abierto

Juan Seguro





Se acuclilló y alcanzó el borde de la cama. La guata del amante subía y bajaba, subía y bajaba. La ventana entreabierta dejaba pasar un airecito fresco, la cortina daba golpecitos de lado a lado. Había dejado la puerta junta por si acaso y se había descalzado, con la diestra empuñaba el arma brillante. El hombre parecía un cuy chactado recién sacrificado, posición perfecta, solo un calzoncillo amarillo comprado en Gamarra lo cubría. Sus tetillas eran negras, como pitones de pelotas de barrio, cuerpo lampiño, escaso vello en las axilas, cejas ausentes y cabello hirsuto. Manos regordetas, toscas y pequeñas, culo plano, canillas de perro flaco, cabeza de mango chupado. Prieto como un guindón veraniego y más pequeño que un pigmeo. Lo observó un momento, tenía la boca abierta, exhalaba un tufo agrio, las alas le apestaban a poto y las plantas de los pies blancas, de tanto talco fungicida. Se veía tan tierno que quiso besarle la frente arrugada de diablo, sus dos colmillos amarillos mordían sus labios de chicharronero. Será por eso tal vez que más tarde preparó sangrecita y camote para disfrutar su trofeo. No sangró tanto como ella había visto en las películas, tal vez porque había prensado con la izquierda y cortado con la derecha. El otro ni siquiera se inmutó. Al final, luego de freírlo lo arrojo por el inodoro, su perro no merecía tamaña decepción.             

jueves, 1 de junio de 2017

D





Tantas veces he escrito para ti, que casi he perdido la cuenta! Ya puedes leer y lo haces muy bien, además. Pero hay cuestiones que un padre no debe decir, callar por un tiempo o fingir olvido, sin embargo creo que es una exageración, pues en ocasiones te adelantas a lo que un niño promedio de tu edad diría. Aún así, el silencio ha sido mi tumba durante tantos años que, a estas alturas del partido, no tendría por qué confesar parte de lo que llevo adentro. No obstante, es tanto y tan poco, que casi me animo. La vida es cortísima, rápida y son sorprendentes los años sidos, los lugares y el tiempo re-corrido, y aunque la memoria es frágil, puede ser que algún día no tan lejano me lla-mes y me a-mes, sino como antes, al menos más que ahora o diferente. Podría decirte tantas cosas, pero decido callar. He callado tanto durante ocho años! En fin, tal vez alguna vez sepas mi verdadera historia, mi tiempo lento, que a des-tiempo va, el ca-llado, el silente. Cómo te extraño a estas horas! Te separan de mí y te hacen creer que tú deseas eso, no saben que dejar hacer y des- creer es lo mismo. El mismo cuento, pero distinto. Yo te espero, siempre, pero también de otras ma-neras, abota-gado, des-calzo. Y puede ser que YO sea tú y Tú seas yo. A lo mejor lento es me-jor. Te mando un a-brazo a la dis-tancia. Nada pru-dente, descarnado, en-caletado entre las pro-hibiciones familiares de ellos. En medio de los muros de concreto que han erigido, entre tu pared y la mía. Y me culpan de ese sentimiento inventado que justifique sus tiempos excesivos, arrebatados de ti y de mí, del durante de los dos.                

jueves, 18 de mayo de 2017

Cornell






And on I read until the day was gone
And I sat in regret of all the things I've done;
For all that I've blessed, and all that I've wronged
In dreams until my death I will wander on
                                                                                                                       
                                                                                                      
                                                                                         In your house I long to be;
                                                                                         Room by room, patiently,
                                                                                         I'll wait for you there like a stone
                                                                                         I'll wait for you there alone, alone.



I



La muerte de un icono siempre deja una huella imborrable dentro de sus seguidores. Morrison, Joplin y Hendrix fueron y son, probablemente las estrellas de rock que más adelantados estuvieron de su tiempo, y eso a pesar de su corta existencia. Confirmando así la sentencia nietzscheana que a la letra reza “los hijos deben matar el tiempo de sus padres”. Efectivamente, ellos no dejaron descendencia, por lo menos en el caso de los dos últimos es seguro, Morrison se dice habría dejado algún vástago. Entonces su impacto fue más allá de la década que los vio fenecer, de hecho su música y talento siguen vigentes y muy probablemente perduren por muchísimo tiempo más. Así pues, varias generaciones posteriores se vieron iluminadas por sus estelas, Gerardo Manuel escribió alguna vez que la interrogante que dejan las estrellas precoces al morir muy jóvenes es que hubiera pasado con sus respectivos trabajos. El goce personal, luego, fue su impacto sobre algunos adultos de mi generación y la impronta que eso dejo en mí y uno que otro lunático. Pero en el caso de Chris Cornell, a estas alturas ya se habrán dado cuenta que el post va dedicado a él, lo escuché, lo admiré y me acompañó por mucho tiempo y nunca imaginé que su vida sería tan corta, de hecho creo que nadie pensó eso. Primero llegué, como muchos, a Soundgarden, luego supe de Temple of the Dog, después Audioslave y finalmente simplemente Chris Cornell y ahí me quedé. 


II


Ya desde muy joven había escuchado la frase “canta como negro”, en referencia al timbre de voz, la potencia y el sentimiento al momento de frasear una melodía. Cierta arenosidad, masculinidad y femineidad animalesca eran los adjetivos que despertaban tal expresión. De hecho, es frecuente en la música del siglo XX la gran deuda con el África, el ritmo desde luego y ese aura espiritual. El documental de Martin Scorcese, The Blues Feel Like Going Home deja muy en claro eso. En efecto, no es gratuito, por ejemplo, que el rock tuviera sus raíces en el blues y en el jazz, el propio Robert Plant confesó en algún momento haber sido asiduo asistente a conciertos de blues,  tampoco que luego de que los propios norteamericanos quisieran eliminar a sus indios, las siguiente víctimas fueran la población afroamericana, de ahí que algunos autores planteen que cada vez que un norteamericano planta un árbol, instantáneamente imagina un esclavo colgando de las ramas. 


III


Como ya es sabido, Hendrix viaja a Londres en busca de fama y espera regresar triunfante a una Norteamérica que aún no estaba preparada para él, y que tampoco le daría el lugar que él merecía. Cream ya estaba formado y es precisamente a partir de la unión de los ritmos africanos de Baker y los solos bluesy psicodélicos de Clapton que Bruce se halla a su anchas. La historia podría ampliarse hasta los Yadbirds y luego John Mayall and the Bluesbrakers, pero esa ya sería extenderse demasiado y ese no es el propósito de este texto. El caso es que Clapton desde sus inicios, y más precisamente desde su hallazgo del blues, buscó revalorizarlo y es recién ahí y luego de que bandas como Led Zeppellin, The Jimi Hendrix Experience incluido, The Jeff Beck Group, entre otras, que grupos norteamericanos buscaran reverberar el interés por eso género entonces exótico y poderoso que habían iniciado los ingleses y que los primeros habían abiertamente rechazado.



IV


No debe llamar la atención, en ese sentido, que Eric Clapton, Gary Moore, Pink Floyd y Joe Cocker, solo por citar algunos, incluyeran entre sus filas coristas afroamericanas, dado la potencia sonora y sentimental de sus respectivas voces. 




V


Podríamos considerar a Stevie Ray Vaughan como el primer gran guitarrista blanco norteamericano de blues. Su tributo va desde Little wing de Hendrix hasta el haber invitado y así rendido tributo a Albert Collins, Albert King y Johnny Copeland. Lo suyo siempre fue una vuelta a la raíz del blues, guitarra semi limpia, unido a la energía y destreza que muy pocos tienen. Eddie Van Halen dijo que haber visto a Eric Clapton tocar había sido el impulso necesario para iniciarse en el camino de la guitarra pero sobre todo porque "él nunca se equivoca al tocar una nota". SRV lleva al extremo lo anterior, no solo le da mayor rapidez a los solos sino también pureza y perfección. Gary Moore llegó a tocar con Albert Collins y BB. King. El historico jamming entre Muddy Waters y Clapton del 87 es harto conocido, luego vendría el album From the cradle, 1994, tributo bluesero, Sessions for Robert 2004, tributo a Robert Johnson y Riding with the King, junto a BB King, del 2000. Finalmente el Crossroads Guitar Festival iniciado en el 1999. 




  VI     


El alcance de la influencia afroamericana en la música ha seguido su curso hasta la actualidad, sin embargo, eso también ha dado pie a muchos pseudo cantantes, como el Bublé y la Stone y grupos falsos que nada más que con un poco de gomina en el cabello, un traje elegante, coristas y orquesta de fondo, esperan remedar a los grandes cantantes del género, dejándose ellos mismos en completo ridículo.


VII


Bueno, Chris Cornell ha muerto y el mundo nunca volverá a ser como antes, seguirán los cantantes de Las señoras de las cuatro décadas y tantos otros charlatanes buscando embaucarnos. Pero sobre todo un público siempre ávido de consumir música prediseñada y géneros pop corn, anhelando saciar su hambre de mediocridad, inmediatez y portabilidad.



VIII


Y por eso mismo su muerte duele más, por ese aire de familiaridad, haberlo tenido tan cerca y haberlo perdido también. Entonces tal cual se lo dije a algunos adolescentes en la mañana, y aunque ellos me dijeran que mejor haberme perdido el concierto porque de lo contrario me sentiría más triste ahora. "Si acaso hubiese ido a verlo en diciembre del año pasado tal vez estaría vivo ahora" les respondí. 



Posdata: ... todo comentario y posible clasificación siempre será, necesariamente, subjetiva ...












jueves, 4 de mayo de 2017

Achoradazo






Hoy saco la chaira y directo al cuello, me los almuerzo sin previo aviso. Para cuando se den cuenta ya estarán hirviendo en los círculos del infierno de mi tío Dante, no el otro, sino el mismo.

lunes, 1 de mayo de 2017

Texto sobre el texto





La idea era escribir el último post completo, pero la premura del momento me obligó a subir solo unas líneas. Hoy, es decir ayer, me di con la sorpresa de que ya habían dos comentarios, entonces me hallé en una disyuntiva, cosa usual en mí. Una opción era ofrecer las disculpas del caso y la otra era disculparme y ofrecer el texto integro, de tal manera que tuvieran una idea más cabal, pero me vi en aprietos pues sentía que hubiese sido una traición a los dos únicos comentarios. Al final decidí postear el párrafo entero, a riesgo de ser malinterpretado y crean que simplemente ha sido completado, cuando en realidad, ya lo expliqué líneas arriba, fue circunstancial que subiera unas cuantas palabras. El texto ya estaba terminado, por lo menos, hace un par de meses.   





Falling in love without you 




Él le miraba el cabello, era bonita, sus cejas, sus labios y su sonrisa. Sonreía todo el tiempo, solo habían bailado media pieza. Ella le dijo que quería estar un año sola o que hace un año estaba sola, y que estaba bien así, que había estado enamorada por mucho tiempo. Pensó en besarle la crencha, tal vez lo hizo y ahora era imposible recordarlo. Pero comprendió que era inútil, siempre había sido así, cada instante en su vida era el mismo, y esa noche no tendría por qué ser distinto. Antes la había visto bailar frente al espejo, había memorizado sus tatuajes, tres en total, en el cuello, en el brazo y en el pie, ella le había dicho que tenía cinco, afuera unos niños jugaban, poca iluminación en los pasajes. Miró a través del balcón, las parejas seguían bailando, la mujer que trató de seducirlo descansaba en los brazos de su esposo, ni siquiera una mirada, bajó los tres pisos y se detuvo en el jardín de al lado, al frente un camión destartalado, basura y desperdicios alrededor, el viento soplaba fuerte, caminó hacia donde había luz, a unos metros una humareda se levantaba, a lo lejos un perro meaba al lado de un poste, todavía faltaban muchas horas para sentir sueño, se avizoraba una madrugada lenta y solitaria.



Falling in love with you de Gary Moore




 
Posdata: ... es fácil deducir de donde nació la idea del post anterior, aún esta pendiente un cuento a propósito de él. Definitivamente debo trabajarlo más ...




lunes, 24 de abril de 2017

Falling in love without you






Él le miraba el cabello, era bonita, sus cejas, sus labios y su sonrisa. Sonreía todo el tiempo, solo habían bailado media pieza. Ella le dijo ...

domingo, 16 de abril de 2017

Perfume






Hay noches como ésta, madrugadas para ser más exacto, que no deseo encontrarme en mi cama, más bien sentarme paciente a esperar el estallido del alba, sin nadie a mi lado, las cámaras de mis ojos listas para registrar todo, los micrófonos de mis oídos prestos, sentir cómo el vaho sube mis canillas, pensando en lo impensable, observando lo inobservable, percibiendo fantasmas besándose a tientas, como dos enamorados que sin conocerse se adentran uno al otro, se muerden sin preguntar, ignoran nombres y detalles, abrevian los caminos, llegan al corazón por la puerta trasera y luego del intercambio respectivo de pieles, se echan a andar despacio, chinitos de risa sin ganja, saboreándose los dedos y bebiendo el sudor y otras secreciones alternativas, no tan pulcras y libres de alguna patrulla de seguridad, en medio de la nada.   



Reconstruction de Christoffer Boe

martes, 11 de abril de 2017

domingo, 2 de abril de 2017

Luto



                                                        Esos golpes sangrientos son las crepitaciones 
                                                        de algún pan que en la puerta del horno se nos quema 

                                                        César Vallejo




Es necesario reconocer la oscuridad en la luz y viceversa. 


Back In Black de Ac/dc





Metallica y su Fade To Black




El Back to Black de Amy Winehouse