jueves, 26 de febrero de 2009

Guitar Hero


Sin duda, uno de los momentos más memorables de Back to the Future I es la “interpretación” de Johnny Be Good por “Marty Mc Fly with The Starlighters”.

Para los conocedores de música tal vez no pase de eso, un cover pintoresco a cargo del cantante Mark Campbell y el guitarrista Tim May. Sin embargo, para los que gustamos de guitarrear de vez en cuando, se trata de una “actuación memorable”. Fox tuvo que aprender a tocar la guitarra nota por nota y gesticular palabra por palabra.

El resultado fue una mezcla de los movimientos de Chuck Berry, la agresividad de Pete Townshend, los riffs de Angus Young y los tappings de Eddie Van Halen.

El hecho de que el tema tanto de la película como del cd no haya sido realmente de él junto a los Starlighters, y que a pesar de ello aparezcan ambos nombres en los créditos del soundtrack, llama la atención.

Pero aún así nos quedamos con el Michael J. Fox “imitador” que el 5 de Noviembre del 2008, 23 tres años más tarde de su gloriosa interpretación de Marty, se trepó al escenario y se unió a The Who para tocar Magic Bus en New York, como parte del evento A Funny Thing Happened On The Way To Cure Parkinson’s.

Para los desmemoriados ahí les va:


miércoles, 18 de febrero de 2009

Mi nombre es Benjamin Button


Para Domenico


La idea de la vida como eterno retorno es recurrente, sobre todo, en el arte1. Somos un ovillo ya formado que se acerca a su origen. Que sólo regresa a su estado inicial. El eterno déjà vu. Llegamos a este mundo totalmente vulnerables, ya ajados por el tiempo, nueve meses no es nuestra edad real, sino aparente, ideal. El letargo de nuestra madre, el peso de toda la humanidad a cuestas, es nuestro lastre. La luz es solo eso, una mancha, los sujetos que nos abrazan y nos besan, podemos oírlos, pero más nada. Nacemos arrugados y a veces sonrientes, casi siempre llorosos. El lenguaje entonces debe ser un tipo de olvido que con el tiempo recuperamos. Solamente lloramos, cagamos, comemos, meamos y dormimos. La vida es aún puro placer. El andar se perdió en algún camino o tal vez fueron las alas lo que extraviamos. Dejamos rastros por donde vamos, recogiendo nuestros pasos en realidad, despidiéndonos de lo que vemos y sentimos. Boca desdentada producto de una caries mal curada o un potaje en exceso. Los recuerdos son una laguna de Alzheimer. Vamos perdiendo tamaño a medida que aumenta nuestro pasado y en algún momento necesitaremos pañales nuevamente. Es tan pesado caminar, que clamamos por brazos lozanos y fuertes. Nuestra figura es, de nuevo, la de un pallar. Y así la vida gira sobre sí misma, pero parece que hemos avanzado. Que cada amanecer es distinto, que somos felices, que mañana saldrá el sol, que no estamos soñando. Lo cierto es que nuestra muerte o “el momento primero” es la conjunción con ese último estadio que es nuestro nacimiento, mal llamado “muerte”. El enigma y fin del círculo de la vida y la muerte queda cerrado.


p.s.: … por eso sé que al mirarte sabes que estoy frente a ti. Y existo cada vez que desvías tus ojos hacia mí.


1 Benjamin Button

viernes, 6 de febrero de 2009

Ashes to ashes




De niño encontraba placer invadiendo pampones vecinos y aledaños. Buceaba entre los escombros en busca de chatarra. Cajetillas de cigarrillos, latas de gaseosas, tablones, juguetes viejos, monedas, estampillas, billetes y piedras iban formando poco a poco mi flamante colección. Y ahora al mirar la foto pienso en ello y me parece que, inevitablemente, volvemos a nuestro pasado una y otra vez. A la herrumbre, al origen.