domingo, 5 de abril de 2009

Desarmar el cuerpo para amar


La controversia de amar a una persona del mismo sexo radica en lo corpóreo, lo tangible, lo físico. El mejor amigo de un hombre podría ser su mejor amante y la mejor amante de una mujer podría ser otra mujer. Pero todas las características que ellos poseen, ternura, sensibilidad, lealtad, tristeza, entre otras, se encuentran prisioneras del cuerpo y sólo se manifiestan a través de él. Por eso cuando un hombre besa a otro los homofóbicos dan de brincos y entornan los ojitos como si estuvieran pasando su examen proctológico. Lo cierto es que la genitalización del cuerpo podría ser una consecuencia del rechazo a diversas opciones sexuales.

Martín Hache de Adolfo Aristarain

2 comentarios:

katiaa!!!! dijo...

Sabe q si es cierto, los homofobicos se jalan d los pelos. se arañan es mas se crucifican. Talves les es dificil d entender q existen diversas maneras d amar y la q ellos conocen no siempre es la mejor para todos, no es la q ellos eligieron. Son libres d sentir , pensar, actuar y amar a kienes decidan. Nadie tiene xq juzgarlos ni nada x el stilo. Y se acabo.

Christopher dijo...

... la idea es trascender lo mediato, la prisión, lo evidente. Y eso es el cuerpo ...