miércoles, 27 de mayo de 2009

El misterio y la niña


Una niña le dice a su madre que la lleva en el regazo:


- ¿Quieres que te haga desaparecer?
- A ver.
- Pero cierra los ojos primero.

La madre, tal vez sólo para complacerle, hace según lo acordado. ¡Cierra los ojos! La niña repite las palabras mágicas. ¡Desaparece! Pero nada ocurre.

- Ahora voy a desaparecer el carro.
- Pero si desapareces el carro desaparecemos todos.
- ¡Pero es de mentira!

Y repiten el ritual otra vez.

¡Cuánta lucidez e inocencia hay en ese simple diálogo! Por un momento pensé que la niña creía en su juego a pie juntillas, pero ella sabe que solamente es eso. Que ella no puede hacer desaparecer a su madre, tampoco al autobús.

Entonces me pregunto, dentro de estas circunstancias ¿dónde yace la candidez de los niños, su capacidad para asombrarse? Por cierto ¿dónde la de los adultos que se asombran con un relato de H.G. Wells, Cortazar, Borges, Quiroga, Poe y tantos otros?

martes, 19 de mayo de 2009

Descansa en paz Mario Benedetti


La siguiente madrugada al día de su muerte, 18 de Mayo, llovió alrededor de una hora en la ciudad. Me sorprendí al saberlo. Porque me gustaron algunos de sus poemas y sólo tres o cuatro cuentos. Luego volví a Los Inventarios y me disgustaron más. Ni que decir de los relatos y sé que suena mezquino, pero es hidalgo aceptarlo, de lejos prefiero a Ribeyro. Aún recuerdo Hagamos un trato y Cinco años de vida. Definitivamente me quedo con La tregua.

martes, 12 de mayo de 2009

De cómo surgen algunas ideas


Leonard, el esposo de Virginia Woolf, en la película The Hours le pregunta a ella:

- ¿Por qué alguien tiene que morir?
- Alguien tiene que morir para que el resto pueda valorar más la vida. Es un contraste.

Por eso, de una conversación cualquiera, inocente e involuntaria se me puede ocurrir un post. Luego, me encuentro.

Al terminarlo estaré perdido nuevamente.

miércoles, 6 de mayo de 2009

Soñador en serie


Tal vez influenciado por The Ripper de Judas Priest ayer soñaba que mataba a un hombre o que por lo menos era cómplice de dejarlo mal herido. No pude conciliar el sueño. A pesar del cansancio me levanté en seguida 1 .


Queda la incertidumbre en el aire, si sería capaz o no.

p.s: A menudo disfruto chamuscar hormigas con un palito de fósforos.

1 La palabra en seguida es relativa, pues en este contexto puede corresponder al sueño o a la vigilia; incluso cabe entre el espacio de las dos.


The Silence of the Lambs y luego The Dark Knight