jueves, 23 de julio de 2009

Boletos


Hace poco, mientras leía, reparé en algo: estaba usando jeans corduray que, debido al largo verano limeño, habían descansado al fondo del ropero. Siempre utilizo los bolsillos pequeños de los pantalones que uso, y tal vez en un acto de reminiscencia quise hurgar. Pasé mi dedo sobre la superficie y sentí que estaba abultada. Introduje mi dedo índice, como si de una herida se tratara, y hallé un boleto hecho cuadritos. Lo desglosé y para mi sorpresa eran dos. Igualitos, añejos, despintados, con olor a nada. Reconocí la ruta, pero no el momento.

6 comentarios:

estrella de mar dijo...

hace unas horas no pude reconocer la mirada del olvido en un cuerpo etéreo... pero sus manos, su perfume, eran las mismas, mas el sentimiento ya estaba muy lejos.....de él

Christopher dijo...

... estrellita de mar: ...

... a pesar de todo, siempre queda algo, un guiño, un latido, una canción tal vez. Pero sé que eso no es consuelo, aunque la tristeza y el olvido hagan los momentos, más llevaderos ...

Charlie.S. dijo...

interesante
yo soi de esos q guarda los boletos y despues no recuerda para que .
me encanta tu blog

saludos !

Christopher dijo...

... a veces, las cosas insignificantes reflejan más que palabras fastuosas u objetos suntuarios Charlie. Testimonio vivo de lo que fue ...

... Un saludo ...

Maya dijo...

Boletos, rosas secas, tarjetas, post it,entradas, etc... tickets to ride!
Un abrazo, Chris!

Christopher dijo...

... en un post anterior mencionaba que los objetos tienen la capacidad de ver y de absorber nuestro pesar y nuestras alegrías. He ahí su importancia Maya ...

... otro afectuoso para ti ...