jueves, 27 de agosto de 2009

Pareceres


Es difícil hacer el amor pero se aprende

Antonio Cisneros


Hay mujeres que visten cabello, cejas, pestañas, ojos, nariz, pómulos, boca, mentón, busto, uñas, glúteos y demás. A la hora del combate amoroso habrá que estar precavidos: un tubito de pegamento a buen recaudo.


Los años maravillosos


martes, 18 de agosto de 2009

Y pensar que estuve cerca


Como los erizos, ya sabéis,
los hombres un día sintieron su frío
Y quisieron compartirlo
Entonces inventaron el amor

Luis Cernuda


Hace poco se casaba un amigo. Los dos apenas podían hablar, ni siquiera musitaban entre ellos. Supe por sus ojos de su emoción. Casi ni se movían. El momento más feliz de su vida diría el propio novio más adelante. No tanto sin embargo. Era algo distinto, ajeno, extraño, allí donde coinciden la melancolía y la dicha. Donde habita la ausencia, el no tiempo y el no espacio. Tal vez por empezar algo nuevo o mejor dicho, por perder algo. Porque la felicidad se nutre de la tristeza y viceversa.


New York Minute de Don Henley

miércoles, 12 de agosto de 2009

Sutilezas


Recordé haber leído que el mejor

lugar para ocultar una hoja es un bosque

Jorge Luis Borges


Una mujer un viernes por la noche no es como una hoja de hierba en el bosque. Pero puede ser que sólo sea coincidencia. Llevaba botas negras, no estaban gastadas, más bien corrientes. Encendió un cigarrillo y reventaba globitos con su lengua. Peinado a lo Cleopatra. Saquito a cuadros y medio raído. Dejaba ver el broche de sus jeans y su pequeño abdomen. No vi más. La gente miraba, ella lo sabía. Seguro disfrutaba pareciendo y dentro de sí se carcajeaba de llamar tanto la atención. Se sentía puta, putísima. Bolso blanco. Se veía ligero, lo que llevase dentro no debía ser valioso. Su cabello no brillaba. Caminé hasta la esquina y volví sobre mis pasos. Había bajado a la pista. La observé un momento más. El auto que se detuvo era un Yaris color plata. Entró presurosa, tal vez para no ser vista. El hombre me miró, no sonreía. Tendría el triple de su edad. Seguro se irían a comer.

martes, 4 de agosto de 2009

Aforismo


Hay hombres que mueren en sueños; otros que muy despiertos se los lleva la muerte. Pero a fin de cuentas, dormidos todos, somos más o menos cadáveres.