lunes, 19 de octubre de 2009

Morir de risa es también, morir de a pocos



Está en los hombres desafiar a la naturaleza. Borges sonreía y sorprendía así a los doctores, mientras era internado, poco antes de morir. En El campeón de la muerte, Hilario Crispín toreaba a la parca con esa habilidad de quien nada teme. Marv, en Sin City, no le huye, sino la busca. Al final expira, pero no se sabe si le ganó la pereza de luchar una última vez o la muerte le venció. En el capítulo El soldado y la muerte del Narrador de cuentos, la segunda es atrapada por el primero. Y pasea contento, pero la libera más por las consecuencias, hay ancianos que precisan reposar sus huesos, que por debilidad. Tal vez la catalepsia sea una forma de burlarse de la pelona, por eso en enterrado vivo, Poe lleva al extremo la idea de volver en sí, después de un breve letargo. Burton la ve como un estado tan absurdo, que es preferible estar medio vivo o medianamente muerto. Morrison creía que más vivos estamos mientras más cerca de la muerte andamos. En su estado de paciente, Ribeyro encontraba la razón de ser entre salud y enfermedad, en la dialéctica que daba lugar a la vitalidad. Pedro Damián cambió el curso de la historia, al haberse agenciado una segunda muerte, más digna, de héroe. Y queriendo ser recordado donde descansaban los grandes deportistas, Socrates hizo, de la antesala de su muerte, un festín: un momento memorable. Judas y sus veinte monedas, Jesús y su cruz también. Por eso el suicidio no es tanto un acto de cobardía, como jugarse la vida y vencer a su mayor antagonista.

La historia de Marv según Sin City


2 comentarios:

Erika dijo...

¿Quien no ha sido testigo del mejoramiento de un enfermo para repentinamente recibir "esa" visita? Bueno yo no, sería terrorífico..así le pasó a mi abuelo..me cuentan. Hay otros que quieren verse cara a cara con la muerte y se ríen en su presencia, como burlándose. Otros se la encuentran sin haberlo deseado.

¿Preferiría dejar este mundo riendo? ¿o será que es mejor de una manera fugaz?

..Muy bueno tu post Chris..

Christopher dijo...

... en realidad, la muerte está más cerca de lo que parece. De hecho, morimos un poco cada día. Vida y muerte son las dos caras de una misma moneda, pero a veces, sea por temor, tradición o respeto, nos nos damos cuenta o nos negamos a aceptarlo ...

... saludos Erika ...