lunes, 28 de junio de 2010

Adagio


El filósofo tiene que dar cuenta de lo que resulta extraño a los ojos de los demás, debido a la notoriedad o particularidad de un hecho, pero evidente ante los suyos.

No hay comentarios: