domingo, 17 de octubre de 2010

De refilón



Veo gente revestida con Smartphones entre sus dedos, visten y calzan harapos y viajan en autobuses malolientes, a punto de destartalarse. Son mendigos de las apariencias.