viernes, 31 de diciembre de 2010

Mañana era año nuevo



Para cuando empiecen las bombardas y los cohetes ya todo habrá acabado. La basura acumulada en las calles, la música tardía, bienvenido aguadito adiós farra, las caricias lentas, pero irremediablemente muertas, las uñas correctamente arregladas, los cabellos lisos, el vestido nuevo, listo para ser devorado, la ropa exterior de color correcto para atraer la buena vibra. Un nano segundo es más largo que lo que toma decir feliz … ¡Cuántas mujeres no podrán desembarazarse, sino al contrario! La prensa amarilla y blanca, ahora bermeja, siempre lista. Los viajecitos para parecer feliz. Los estados de emergencia y las salas sanguinolentas se hacen presentes. La morgue repleta está. El año nuevo es corto, pero sus efectos largos.

lunes, 13 de diciembre de 2010

Lunar



La besó de inmediato, sin siquiera mirarla. Sin saber su nombre. Tal vez para nunca tener que olvidarla, entonces ya sería recuerdo. O para irse, también rápido, y sumergirse en el vendaval cotidiano. Recordó un lunar, sin embargo.


The Killing Words de Queensryche