viernes, 31 de diciembre de 2010

Mañana era año nuevo



Para cuando empiecen las bombardas y los cohetes ya todo habrá acabado. La basura acumulada en las calles, la música tardía, bienvenido aguadito adiós farra, las caricias lentas, pero irremediablemente muertas, las uñas correctamente arregladas, los cabellos lisos, el vestido nuevo, listo para ser devorado, la ropa exterior de color correcto para atraer la buena vibra. Un nano segundo es más largo que lo que toma decir feliz … ¡Cuántas mujeres no podrán desembarazarse, sino al contrario! La prensa amarilla y blanca, ahora bermeja, siempre lista. Los viajecitos para parecer feliz. Los estados de emergencia y las salas sanguinolentas se hacen presentes. La morgue repleta está. El año nuevo es corto, pero sus efectos largos.

3 comentarios:

Erika dijo...

...y siempre sus efectos serán largos, o al menos así aparentan. Por otro lado, los momentos de felicidad, tristeza, zozobra, paz, crisis muchas veces son cortos en realidad o muchas veces repetitivos. ¿Somos capaces de sobrellevar más los momentos de duración larga o corta y sus efectos largos o cortos?

Saludos, Chris...

Christopher dijo...

... no sé si pueda responder a tu pregunta, pues tanto los momentos largos como los cortos pueden ser una tortura eterna. Sin embargo, me inclino a pensar que los breves, los que aparentemente significan nada, las más de las veces, son inmortales ...

... saludos Erika ...

chaska dijo...

Dante desde navidad no tengo cell..lo rompi en un crazy attack te quiero decir que te extraño me gustaria saber de ti no solo leer te pero ver te hablar no tengo plata para llamar te pero no se cuando puedes entrar en inter para conversar lo ideal seria ser lo cara cara nariz nariz...podras venir a arequipa?ya vere como puedo llegar a lima un beso