miércoles, 30 de noviembre de 2011

Técnica errada



Llegó tarde, para variar. Un día ausente y ya parecía una semana eterna de tranquilidad. Les dije que resolvieran unos ejercicios del libro de trabajo, solo restaban diez o doce minutos para el examen de medio curso. Desde el primer día de clases supe que esa muchacha andaba con los pies en cualquier lugar, menos en el aula. Más de una vez nos hemos cruzado en la cafetería, ella de la mano de su enamorado yo abrazando una galleta al paso. No había estudiado absolutamente nada. Se fue a la última página del libro y empezó a copiar las respuestas, más bien trataba de recordarlas hasta que volviera a la página correspondiente. Una vez escritas se borrarían automáticamente de su mente. La primera vez la fulminé con la mirada, puso la cara muy suya, de yo no fui. Después ni siquiera me molesté en mirarla, sabía a qué atenerme. Recordé que mi profesora de Lengua II de la universidad encontraba vano plagiar de un papel que previamente había sido resumido del cuaderno o el libro, pues esa acción de copiado de las ideas más importantes no era sino una síntesis del texto original, vale decir un resumen. Entonces supe enseguida su destino, no llegaría lejos, no bien empezado el examen su pobre memoria y sus recuerdos anclarían en la tierra del olvido. Obtuvo trece de veinticinco. Irónicamente, el simple hecho de querer triunfar en los ejercicios la imposibilitaba de retener la información, de tal manera que le sirviera para el examen y su consecuente aprobación.

6 comentarios:

Erika dijo...

Es el facilismo que no comprende de personas ni edades. Sin embargo ese actuar, aunque no lo justifico, lo encuentro peor en personas que se dicen profesionales y se jactan de sus títulos.

Buen post Christopher. Nos recuerda que para "ser" alguien en la vida debemos de realmente trabajar en ello o sino crearemos sólo un espejismo de algo que nunca seremos.

Christopher dijo...

... la desidia es una virtud de los hombres. Sobre todo en el siglo tecnológico que nos ha tocado vivir ...

... saludos Erika ...

Orietta Trebejo dijo...

Yo, no soy de las mas estudiosas, era la mas relax de mi salon, y es que mi frase siempre era y es, la practica hace al maestro, :) no es que fuera tonta, calabaza, o bruta, no, por el contrario siempre he sentido que el estudiar no era para mi en ningun sentido, yo siempre queria ir de frente al grano, no me gusta que me den tanta vuelta, para finalmente me digan las cosas, en fin, no negare que en mas de una ocasión use los dichosos plagios, ajaja pero lo gracioso es que nunca los necesite, por que me mataba haciéndolos para llegado el momento de usarlos viniera todo a mi mente.

Christopher dijo...

... espero que mi confesión solo quede entre tú y yo, pero lo cierto es que siempre hice vacacional de matemáticas y por las tardes, luego del colegio, iba a la casa de los chancones, nada más que para copiarme toda la tarea ...


... saludos Orietta ...

Anónimo dijo...

Una burbuja de fantasía... En tonos egoístas en los que ambos enamorados no pensaron, pero lo vivido no puede ser arrependito; aprendido, gozado porqué no? Soñar en alguien, soñar con alguien en esa edad, donde te vale madres lo que sucede (claro sólo cuando no te cuesta, cuando no entiendes ni vez lo que importa).

Christopher dijo...

... hacer sin pensar, pensar sin hacer ...