domingo, 8 de abril de 2012

Extrañar desde las entrañas




Echar de menos al cuerpo que merodea nuestra existencia y no a su sombra ausente, lagrimear a aquel o aquella que yace a nuestro lado y no en el feretro aún tibio, ejercicios todos que suponen cuotas de desapego hacia uno mismo.