domingo, 22 de julio de 2012

Glow




Me gusta ver el sol pero no los días soleados. Observar su caída sobre el asfalto, verlo traspasar el follaje, dibujar los techos de las casas sobre sus propias sombras. La lluvia en cambio permea nuestra piel, la vuelve dócil, inacabable.