jueves, 29 de noviembre de 2012

Parque






- Papá, papá.

- Dime hijito.

- He visto una bicicleta arriba.



 Su dedo apuntaba hacia el follaje, las nubes, tal vez el cielo.



- ¿Ah, sí?



Movió la cabeza, sus ojos brillaban.



- ¿Y de qué color era?

Esbozó una pequeña sonrisa.


- Verde.

- ¿Y tenía ruedas?

- Sí.

- ¿Y quién la manejaba?

- Nadie.

- Ah!





No intenté buscarla, pero luego pude ver un oso en la copa de un árbol inalcanzable. Y ahora, mientras escribo estas líneas, quiero imaginar que a lo mejor él era el piloto de helio que, en su intento de fugar al espacio, quedose atascado entre las ramas y perdido así su vehículo volador divisado por mi pequeño hijo.



Il postino de Michael Radford