jueves, 28 de febrero de 2013

Atleta pasajero





He sido conminado a realizar ejercicios para así solapar mi imagen magra, las cuencas de mis ojos, las bolsas debajo de ellas y mi espalda famélica. La persona que me lo dijo, desde luego, luce rubicunda, hirsuta y rolliza. Se trata, según sus propias palabras, de una estrategia para lucir mejor, solo eso y nada más.

2 comentarios:

Erika dijo...

Empiezo a creer que son muchos que, viéndose derrotados por el batallar del día a día o por simple haraganería, sólo les queda aconsejar. ¿Habrán advertido aquello?

Buen post Christopher...

Christopher dijo...


... intentar lucir bien o mal es una enfermedad contemporanea y aquellos que la padecen van a su encuentro a toda costa ...


... saludos Erika ...