lunes, 29 de abril de 2013

Hondo






Tus lágrimas son iguales a tus besos 

y se han venido a posar sobre mi cuerpo 

para recordarme que mis caricias 

también pueden hendirse en tu piel 

y verte desfallecer de a pocos.