sábado, 30 de noviembre de 2013

Barroco





De vuelta a mi antigua casa por azar, había olvidado el color del sol reflejado sobre el parqué a través de la ventana polvorienta que da directamente a la sala y a la silla donde estoy sentado y que al levantar la mirada parece una cortina de luz cegadora que a ratos se recorta y forma velos que impactan sobre el piso con el paso desprevenido de las sombras de los aviones.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

un polo amarillo, las piernas rojas, los labios salados, el sol que no se alejaba de mis pupilas, era verano, mis amigas ya llegaron, a salir a toda máquina de esa muralla que era la puerta de mi casa,una canción de telón resonaba durante el ritual previo al escape adolescente... illusion never changed in to something real, i'm wide awake and i can see the perfect sky is torn, you are a little late, i'm already torn...

Christopher dijo...

... por allá a finales de los noventas sonaba "torn" en las radios limeñas, representando el ansia rebelde y la incomprensión de esa generación que algunos erróneamente denominan "y". Debo confesar que hasta hace poco pensaba que el título hacía exclusivamente referencia a la idea de estar destrozado, pero también tiene que ver con la incapacidad de poder decidir debido a sentimientos diversos. Acabo de ver el video y veo rastros púberes en él, chapucería por doquier, desorden, caos y pensamiento fragmentado; pero al fin y al cabo así somos durante nuestra adolescencia; el reconocerse del día siguiente, el reconocimiento del fracaso y la primera ilusión y su consecuente desilusión. Natalie Imbruglia se confiensa frente al espectador, despeinada, pequeña, dócil, insignificante, deja ver su miseria y la asume como suya. Si el firmamento esta dividido a la mitad, luego yo también. Aún puedo escuchar el silbido y los acordes adolescentes, pueriles, de entonces ...