viernes, 31 de enero de 2014

Sweetcida





Veo una mujer desafiar el tráfico, de Este a Oeste, en plena vía expresa de Javier Prado. El ruido de los autos le peina el rostro, pero ella prosigue su marcha. Ha creado una frontera invisible entre su cuerpo y ellos. Sus pasos se deslizan firmes sobre el filo de la pista, el espacio entre sus piernas forma una v invertida, rígida. Perfectamente peinada, pies libres, lleva un sujetador de cabello, pantalón de buzo y polo rojo percudido. A la espalda se alcanza a leer: Marcelina Guerra, alcaldesa 2019.