lunes, 15 de febrero de 2016

Réquiem


      

        Cada vez más con el transcurrir del tiempo, el lenguaje de las parejas se reduce a un intercambio de signos extraños, desconocidos, obsoletos, creado por ellas mismas producto de la exultación del momento, pero ignorados, luego de un número de años, en el devenir de la relación.

8 comentarios:

Marianne Garcia Palacios dijo...

Existen si se puede llamar así razones para usarlas, digamos que son otro tipo de lenguaje, uno más fácil, menos emotivo. Muchísimas personas los toman con importancia, en mi opinión,sólo sirven como distractorio,como algo para alargar una conversación,una variante que nunca entendí.

Christopher dijo...

... la rutina misma hecha lenguaje o el lenguaje mismo hecho rutina ...

Marianne Garcia Palacios dijo...

"Mais la vie sépare ceux qui s'aiment,tout doucement, sans faire de bruit.Et la mer efface sur le sable,les pas des amants désunis."

Christopher dijo...

... versos precisos ...

Marianne Garcia Palacios dijo...

"Les feuilles mortes",el original es de Yves Montand. La he escuchado tantas veces en diferentes idiomas y tocado en una versión de jazz, pero la letra y la melodía siempre es un encanto.

Christopher dijo...

... conocía la versión de Montand, la de Piaf y la de Miles Davis, hace poco encontré una de Clapton ...

Marianne Garcia Palacios dijo...

Sin querer queriendo, Christopher,hurgaste mi sed insaseable de música (siempre me han dicho que lo mejor pasa en un "sin querer queriendo", viene sin aviso). Ya que es inoportuno desfogarme en mi teclado a media madrugada, porqué no iniciar el lunes con un poco de Piaf, añadiendo a el maestro King, una gota de Aznavour, sumando a Clapton, mi amado Sabina y unos cuantos más...
Mis disculpas si he llevado a otro curso tu post, que por cierto desde la primera vez que lo leí me dejo tan pensativa y dediqué varias pausas hasta ahora para platicar con mis pensamientos, al menos pudiste inyectar un tanto de curiosidad en mí Christopher y lo agradezco.

Christopher dijo...

... siempre eres bienvenida por estos lares ...


... saludos, Marianne ...