lunes, 18 de julio de 2016

Soundtrack





Always leaving, no place to go, scattered everywhere
your home is the silence, the road is your bed
the solitude your best friend
he’ll never leave you
can’t be missed forever




Se supone que debería seguir trabajando en un ensayo para la universidad, pero algo me detiene. En realidad, desde ayer, mientras escribía el post anterior, y más precisamente al verlo terminado, noté que faltaba algo, pero no sabía qué y ahora lo sé. Mientras veíamos la escena anterior, el final de Terminator, te hable del teclado que se oía de fondo, pero no lo percibiste, para mí era crucial y así llegamos a la clásica música setentera de la serie El increíble Hulk, transmitida en las tardes por el canal 13, cuando aún era un chibolito. En fin, la mencioné, pero creo que el sueño nos venció y no pude mostrarte el video. Acabo de verlo y he sentido una inmensa pena física derramada. Cuántos años! Cuánta tristeza y frustración contenida en una melodía! Cuánta verdad en la soledad de Bill Bixbi! La he repetido varias veces y la sensación ha sido siempre superior. Imaginarte tal vez en ese momento, ya de adulto, buscando algo o a alguien, encontrarlo de pasada y perderlo antes o durante el amanecer. No poder estar contigo para escucharte o consolarte, para acompañarte y darte un consejo siquiera y completar el vacío inevitable que la vida otorga no bien llegados a este mundo. 


The Incredible Hulk








Postcript: ... "people never die, as long as someone remembers them" ...

viernes, 15 de julio de 2016

Habitación





Hoy dormiré solo, al viento, arrellanado entre el desorden de tu vaho ausente, libre de tu ronroneo leve, verde, esperando tu pronto regreso.




The terminator de James Cameron, ending scene, only because we saw it so many times together. I think finally you started loving it, perhaps more or just like me.






Postcript: ... "in the few hours that we had together, we loved a lifetime's worth" ...

martes, 5 de julio de 2016

Sin artificios

                                                                                                 










viernes, 1 de julio de 2016

Rumor





En medio de la madrugada le oyó decir que solo a su lado, finalmente, lograba conciliar el sueño; ahora comprendía que todo este tiempo los caminos dispersos en su vida le habían conducido a nadie más que a él. Luego desapareció, como lo hacen las aves de paso, entre el murmullo del cambio de estación, a mitad de camino entre el odio y la venganza del amor; cuando aún lo amaba un poco.




Donde habita el olvido y Ruido de Joaquín Sabina