lunes, 24 de octubre de 2016

Mucho vello, pocos bellos y harto fello





No soy yo la de la foto, pero mi otro yo, tan solo una parte; tampoco lo mejor de mí, ni lo más real, mucho menos lo que los otros solo pueden ver, sino lo que no tienen más remedio que ver. Por eso ruego a todos sean algo honestos y me digan cómo luzco realmente.



En efecto, la leyenda anterior debería ser incluida de grado o fuerza antes de subir una foto a Facebook, toda vez que éstas no suscitan ningún tipo de comentario negativo del tipo te ves horrible, se te ve el rollo, si realmente supieran como eres, solo muestras tu mejor ángulo, o cosas por el estilo. Lo cierto es que para el común de las personas no parece muy coherente que amigos o familiares critiquen de manera negativa la foto de alguien cercano, en otras palabras, todos son fermosos en Facebook, sin embargo sabemos que nuestro circulo inmediato puede y a menudo comete errores y no por eso marcamos distancia de ellos, lo cual es válido, pero despierta suspicacia. ¿Es que acaso existe ya no la doble, sino triple y cuádruple moral en el mundo ideal, virtual? ¿Desde cuándo Facebook definió la perfección como algo exclusivo? Dejémonos de cojudeces de una buena vez, ese mundo quimérico y farsante tiene como objetivo embobarnos más, hundirnos en las apariencias y los efectos, llenar los vacíos reales, cubrir las imperfecciones. Entonces esa suerte de complicidad de hecho y de pensamiento, esa lealtad a prueba de balas, que va más allá de las inconsistencias morales se extiende al terreno virtual a través de un like, un me divierte, que lindos!, se les ve hermosos! etc, etc. Tal vez en aras de un gesto más realista sería bueno recordarles a nuestros conocidos que son unos desgranpados hijos de fruta, falsos, mentirosos, bígamos, poseros, horripilantes y algo más. A lo mejor eso podría afianzar nuestros vínculos o terminar, finalmente, por definirlos.



Las caras lindas de Ismael Rivera


4 comentarios:

Marianne dijo...

Como te mencioné, un mundo virtual es un distractorio a la realidad y pues un rostro atractivo a los ojos no significa mucho. La idea de postear fotos, era al principio, guardar y compartir momentos. La otra idea de explorar una expresión por medio de la fotografía es lo que en realidad se está perdiendo. Lo más llamativo es que reafirmamos cuán grande es el ego individual y cuán superficial podemos llegar a ser...

Christopher dijo...

... bueno, las caras lindas y no tanto lo que mostramos, sino lo que ocultamos al mostrar tanto ...

Marianne dijo...

El personaje que llevamos dentro...

Christopher dijo...

... los personajes que ocultamos al mostrar uno de ellos ...