lunes, 12 de diciembre de 2016

Resiliencia






No hay nada como volver a empezar, nuevos compañeros de trabajo, pseudo amigos, lugares desconocidos que visitar, nueva gente a la cual coquetear, lanzar guiños, relajar las piernas sin necesidad de revelar demasiado, meterme las manos a los bolsillos y no tener que responder preguntas indiscretas, como diría el tío Reynoso ser más hombre que nunca. Fumar un cigarrito, botar el humo, comer canchita y esconder la guata, sonreír y mostrar los dientes, atrapar algún ingenuo o jugar el juego de los ingenuos, nadie sabe nada, ninguno se conoce, no me acuerdo de nada, no hay derecho a reclamo. Qué felicidad tan grande la de vivir otra vida, otras vidas! Qué rico es fungir algo que no soy, pretenderme una identidad nueva, como diría Blanquita, fabular tu historia, tu cuerpo




Posdata: … los expertos hablan de la necesidad de estar medicado y mirar el sol y si no lo hay, dibujar uno para nuestro beneplácito. De ahí que los consultorios de los psicoanalistas lleven un dibujo, un cuadrito o en su defecto algo que suponga alguna esperanza. El mío aún no aparece, se me acabó la tinta de los crayones. Que cojudos son esos tipos al esperar que uno quiera sonreír luego de una tragedia, mejor será enlutarse y no esperar a que el tiempo cure las ideas y las heridas, siempre cabe la posibilidad de hacer heridas más grandes donde las chiquitas puedan zambullirse a su antojo y eventualmente aparecer y desaparecer…


8 comentarios:

Marianne dijo...

Citando a Sabina dice " La depresión nunca termina de irse. De pronto da coletazos. Pero no he ido jamás al psiquiatra. Prefiero gastarme el dinero en whisky".
Entrelazar la escena de Psycho junto a tu post solo me lleva a imaginar en el universo individual, ahí es donde habitan los mounstruos. Qué aterrador me parece ser quién soy y en quiénes me rodeo... Quizás mañana decida vengarme y en mi sinsabor de rabia acabe haciendo una obra macabra, pero magníficamente estupenda y pueda que mi subconsciente me lo pida en realidad... Y en vez de trabajar, pensar en una catarsis o destrozar mi oficina solitaria, con música como relleno y compañía, y aventar todo a las paredes de vidrio... Buen post para imaginar en madrugadas.

Christopher dijo...

... la idea de mutar constantemente es una forma de escapar y siempre volver a empezar ...


posdata: ... hasta que al fin alguien conectó el video con el texto ...

Marianne dijo...

Volver a crear cientos de posibilidades, posibles finales; anticiparse, aunque a veces o muchas veces el final no suele ser el esperado. Pueda que lo predecible está cuando no lo esperas.

Christopher dijo...

... estar y no estar ...

Marianne dijo...

O ser solo una ilusión o existir en una utopía...

La novia de Hannibal dijo...

La idea de "escapar" constantemente. Yo solo me deje ir miles de kilómetros al norte.

Christopher dijo...

... es lo mismo, Marianne ...

Christopher dijo...

... lo sé, yo también quisiera irme lejos, aunque suene a cliché, pero algo me ata a Lima, algo más fuerte que yo ...