sábado, 16 de febrero de 2019

Primera vez








Ayer me vi forzado a entrar a un café de barrio, pequeñito como un buñuelo, simplemente para combatir la ausencia de compañía. Es cierto que tenía hambre, pero al final comí primero una tajada de tres leches y luego una empanada de carne, debido al poder de convencimiento de la mesera cajera. A lo mejor eso hacemos los seres humanos, acudir a eventos sociales, salir, comprar, comer y frecuentar gente nada más que para sentirnos menos solos, solo que en mi caso particular no lo había notado antes. Resulta que ahora soy mas consciente de lo que sucede alrededor y dentro de mí.       





Lost in translation de Sofia Coppola







Posdata: ... ellos deben reprimir lo que sienten, él casado y con hijo, ella recién casada. Ambos decepcionados de sus relaciones comparten sus soledades en Japón, país ajeno a su idioma y cultura. A pesar de la diferencia de edad, o tal vez debido a ella es que encuentran sosiego y la necesidad de estar juntos. Pero como suele ocurrir en las historias de amor hermosas, lo que comparten va más allá de lo corpóreo, no pasa de una copa, un canción dedicada, un abrazo y finalmente un beso. Y por eso mismo todo lo anterior logra inmortalizar "la relación" que los une o, para decirlo de otro modo, lo compartido solo cobra sentido en el nunca tocarse y tampoco volverse a ver...



miércoles, 13 de febrero de 2019

(Des)encuentro








                                                            La vida continúa mientras estás ausente en algo más 
                                                            Te necesito
                                                            El tiempo gira justo cuando la noche se roba al día
                                                            No hay nada que pueda hacer  
                                                            Si solo supieras cuánto te extraño
                                                            Curaste mis heridas
                                                            Probé tus lágrimas
                                                            Derramaste tu corazón
                                                            Entonce deje escapar mis temores


                                                            Poison             








En los últimos días he intentado llenar el espacio de la tristeza y el que la distancia deja con películas, libros, música y conciertos. Y aunque no ha sido suficiente, pues el recuerdo es recurrente, ni se diga el latido, de momento no veo otra salida. Y por esos azares del destino encontré sentada y sola a una amiga de la etapa preunivesitaria en pleno espectáculo. No la veía hace casi veinte años! Se emocionó, me abrazó y me regaló un ósculo. Obviamente me preguntó cómo estaba, ella había roto con un muchacho luego de cuatro años de convivencia y dejó en claro una regla: necesito a alguien, eso sí, sin hijos. Sentí un vacío, un honda rareza. Con suma frecuencia las personas hacen énfasis sobre todo en lo que esperan, perdiendo de vista lo que ellas pueden ofrecer. Y luego lanzó la pregunta: ¿Te casaste, te divorciaste, tienes hijos? Le conte un poco de mí. Creo que esperaba le dijera que no tenía dos pequeños. Como si fuese un error ser padre y no vivir con ellos, pero fuese lícito, en cambio, haberse casado y divorciado. Casi casi una falta menor! O, para invertir la figura, esa circunstancia sumaría a tu vida, tal cual ocurre con aquellas muchachas que, desesperadas por tener hijos logran su objetivo, y hacen alarde de no estar casadas. La maternidad les da el tan ansiado equilibrio, la criatura resulta un salvoconducto de aceptación social.   





Poison y su Life goes on



domingo, 10 de febrero de 2019

Corazón alfeñique








Tu voz ausente
el sonido de los aviones y las calles también
tus ojos mirando la pantalla
las yemas de tus dedos  
los labios mordiéndose
la forma tuya 
inacabable 
lenta
yendo y viniendo
presencia fantasmática
vulnerable
llena de frío
sintiendo y pensando
envuelta en una cobija
como el silencio de los que callan
y caen en la necesidad y tentación de entregarse 
a un extraño
eternamente esperado
y familiarmente desconocido  






Tantos años transcurridos coleccionando recuerdos me hacen pensar en lo mucho que ya he envejecido! Soy un maratonista de 70 años cuyo último deseo concedido fue correr y aspirar a revivir glorias pasadas, imposibles de rejuvenecer. Un zarpazo de tigre me devolvió a mi realidad





Tus regalos deberían de llegar de Fito Paez 


miércoles, 6 de febrero de 2019

Gentío







                                                                        Cada palabra tuya la imagino escrita para mí


                                                      





Ir a un concierto puede confirmar y potenciar una predisposición a la sensación de soledad en los seres humanos. Al igual que luego de ver una buena película o despedir a alguien muy especial, al término se siente una ausencia, una extrañeza, un vacío.



Posdata: ... tu voz es una caricia, un modo nuevo de hacer el amor con los manos. Al escucharla se fusionan los conceptos de tristeza y alegría; nombrando lo inexistente le das vida a aquello que parecía no tenerlo. Fundas otras miradas para ver lo mismo, sobredimensionas la experiencia sensorial, tal cual sucede con los bebés no bien arrancados del vientre materno ...   




Karen Carpenter y Superstar

sábado, 2 de febrero de 2019

Inexplicable








¿A dónde van las palabras luego de pronunciadas?
¿Al mar del olvido?
¿Al cementerio de los recuerdos?
¿Y cuando arriba alguien inesperadamente esperado?  



Anónimo






- ¿Y qué paso allá?
- Conocí a alguien y ... me permití sentir. 
- ¿Y cuál es el problema?
 - Desde entonces mi vida no ha vuelto a ser la misma.
-¿Qué hicieron exactamente?
- No es tanto lo que hicimos, sino cómo ocurrió.
- ¿Cuánto duró eso?
-  Tan solo unas noches! 
- ¿Y solo por eso estás así?
- Es que todo fue demasiado ... no se, no sabría exlplicarlo. Curiosamente él podría hacerlo.
- Me suena a que fue una mera emoción producto de la lejanía y la soledad. 
- Créeme, aún no soy consciente del impacto y lo determinante de esa experiencia en mi vida por venir.  
- ...



19 días y 500 noches del gran Joaquín Sabina


domingo, 27 de enero de 2019

Diez









Siempre le he dicho a mis alumnos, y te lo dije el jueves que nos vimos mientras celebrábamos la previa, que los mejores momentos de ser padre, sobre todo al inicio, se resumen en poder llevar al bebé a todos lados, es decir cuando están muy pequeños y cuando ya empiezan a conversar e interactuar más. Hacer sobremesa, discutir sobre la película recién vista, intercambiar miradas mientras vemos cómo la gente pasa, ser mirados y, tal vez admirados, por ellos. Preguntas y respuestas interminables. Sin embargo, en mi caso debo decir que el  goce contigo es constante, desde una selfie juntos, un mensaje de voz, un chiste improvisado, un Subway kilométrico, una interjección, el secar tus lágrimas, un juego de cartas, visionar una escena, pedalear y hablar. Alejarse de casa, lo más distante posible y volver ya cansados, con sed, con ganas de seguir estando juntos. Pero la obligación de despedirnos nos compele a decir hasta pronto, son ellos, no nosotros, quienes buscan acallar nuestra voz. Entonces te digo que ya no debes gritar desde la azotea a manera de despedida, porque según el ejercito de las tinieblas los vecinos se incomodan, pero nosotros no les hacemos caso. Ellos no comprenden, no saben. Esos padres que viven con sus pequeños y sin embargo los tratan como objetos, los desplazan, los ignoran por completo! Tal vez son las propias condiciones las que germinan eso. Y al voltear la esquina espero tu videollamada que me acompañará hasta que llegue sano y salvo a casa, la carga de la batería se agote o el cansancio te venza.      





Posdata: ... vi tus ojos y tu boca sorprendidos en el minuto 2:20. Yo me quedo sobrecogido desde 1.40, cuyo desarrollo atraviesa tu fascinación y alcanza un climax posterior. Recuerda, todo, absolutamente todo lo que hay en el mundo, la vida, el amor, el dolor, la muerte, los sueños, la poesía y más, solo cobra sentido tomando en cuenta un antes, un durante y un después. Nada existe aislado en el mundo. El instante no es el instante, la eternidad es el instante y el instante es la eternidad. Ambos se contienen, se diferencian, se distancian y dan origen a algo nuevo ... 



Nuevamente Satriani


viernes, 25 de enero de 2019

Inicio







Juntos descubrieron nuevas formas de silencio,
pero lo hicieron sin saberlo y casi por accidente. 
Lo único cierto era volver al lugar y repetir el 
primer encuentro, aunque desviándose de los
mismos caminos


El árbol hablador





                                                                                              ¿Cuánto tiempo llevan aquí?
                                                                                              ¿Es la primera vez o la última?
                                                                                              ¿Ya es hora de ir a casa? 


                                                                                              La banca parlante



Hace un mes que no te miro
Hace un mes que no te abrazo
Hace un mes que no suspiro apretado entre tus brazos
Hace un mes que estamos lejos 



Cumbia Colombiana 





Primero se auscultaron con las manos, sin mirarse, luego sus aromas corporales juntaron las distancias, después sus brazos se imbricaron y finalmente silenciaron y sellaron la noche con una caricia a la altura de los labios.  




Posdata: ... ciertamente cuando las palabras sobran, Satriani al rescate! ... 


domingo, 20 de enero de 2019

Sonoro







                                                     
                                                     Tuve que aprender a conservar una distancia prudente 
                                                     y así guardar las apariencias
                                                     entonces mirarte, hablarte y admirarte desde lejos
                                                     devinieron ejercicios cotidianos                                                                                             y en ese tránsito e intento 
                                                     inventé un nuevo lenguaje nuestro pero ignorado por ti. 
                                                     Descubrí que al hacerlo me acercaba
                                                     y con mi voz te acariciaba 



                                                     Anónimo




Dicen que el poeta tacneño Juan Gonzalo Rosé escribió el poema Tu voz y luego se lo dio a la gran Lucha Reyes. En principio quise hablar sobre la importancia de la voz en las personas, pero la melodía de Tu voz cruzó mi memoria, enseguida la busqué y le di play. Entonces me di cuenta que era inutil escribir algo que pudiera superar esa letra. Baste decir que es lindísimo escuchar que una voz es capaz de dar sosiego, de transportar dulzura y brindar encanto. De Cortazar decía García Marquez que había la leyenda de que nunca moriría, que sería eternamente joven, que por el contrario, se alargaba, seguía creciendo y su rostro se tornaba más joven, de ahí la sorpresa del Gabo al enterarse de su muerte. Este año cumplí cuarenta, por eso, uno de los halagos más lindos es el saber que mi voz cruza las distancias, las dificultades, los días y las noches, desemboca en tu boca, y toca sin tocarte y se manifiesta en su aparente ausencia, bebe y se embebe de tus glandulas salivales, mana de la delgadez de mis labios, da brincos y se oculta al lado derecho de tu almohada.       




Tu voz de la incomparable Luchita Reyes


martes, 15 de enero de 2019

Lágrimas inevitablemente esperadas








A mis alumnitos que tantas veces saturé con mis comentarios y
trate de enseñarles la paciencia a través del mirar prudente
de las imágenes, las palabras, la música y el pensar



A lo que no he dicho aún




A los que callan porque en el silencio descansan los secretos más
profundos, la auténtica voz 




A los que se enamoran perdidamente y rapidamente sin razón 
ni explicación



A lo desconocido




Al amor y al (des)amor



 
A ti que preguntas sobre el origen de mis desvelos y la fuente 
inagotable de mi espera




 
A los que entregan todo sin pensar y sabiendo a priori que juegan
a perdedor









Fue García Márquez quien, a propósito del final de la primera parte de su Crónica de una muerte anunciada, confesó haber concluido con la frase "ya lo mataron", porque sabía que el lector promedio haría lo mismo que él, es decir, pasar las páginas hasta el último párrafo para saber qué había ocurrido. Entonces pensó "ahora tendrán que leer todo el libro para saber cómo diablos lo habían matado".




El domingo en la madrugada, ya lunes en realidad, me desvelé por terminar de ver As tears go by de Wong Kar- wai. La escena final, algo esperado sucede inesperadamente, nos coge desprevenidos. He ahí la magia del arte hecho sorpresa. Poesía de las imágenes. Sabemos que el hermano mayor, el más rudo de la ciudad, regresará a proteger a su hermano menor, precisamente porque éste busca modos forzados de confirmar el garbo ausente que el primero despliega con naturalidad. Aquel lo ha hecho a lo largo de la película, además sabemos que él no se reunirá con su amada, su prima, por defender al otro. La despedida lo es todo. Los eventos, las acciones y las sensaciones son hermosamente predecibles en el ojo de director hongkonés, sin embargo, no sabemos de qué manera ocurrirá. Lo trágico entonces es lo esperado, lo inevitable. El modo en que algo tendrá lugar es lo novedoso. 




El hermano menor finalmente se transforma en un genuino desgrampado, situación recién develada al final. El primer disparo se oculta mostrando láminas sinteticas anaranjadas. El segundo se ve reflejado en el rostro del policía. El tercero aparece de lleno en el pecho. Luego, su cuerpo se resiste a caer, ralentí mágico del instante. El arma cede y luego él. Instrumentos músicales. Los sonidos han sido colocados en una gradiente de significantes libres. Kar-wai acelera y desacelera las imágenes y exacerba los sonidos. Lo sonoro y lo visual vinculados, fusionados, relación necesaria ante los ojos del director, pero ausente ante los demás. Ver es escuchar y escuchar es ver. El rostro y pecho de su hermano ocupan el encuadre, situación imposible, inverosimil, seguir caminando es ir hacia una muerte segura. Ya nada importa. No se trata de matar, sino de sublimar la inmolación. El honor! Primero se enfrenta sin armas, luego la empuña y jala el gatillo. El asesino toma su tiempo y dispara. Torción del cuello producto del impacto, giro del recuerdo, ella y él dentro de una cabina telefónica dándose el primer beso, caída de la masa corporal y sonido de éste. Entrada de la música con dos golpes. Movimiento leve del soldado caído, la recuerda, la ama, le pide perdón con la mirada. A través de sus ojos sabemos que no la volverá a ver. Son mostrados para mejor ocultarla. Sus pupilas frescas indican, según los gurues de la gastronomía respecto a los pescados, que no hace mucho acaba de morir. La boca abierta espera vanamente un último beso. La bandita en el rostro indica que es mortal, que también puede morir y a su vez que es capaz de inmolarse, de colocarse por encima de los demás. Ha devenido un individuo universal. Parece decirle te dejo en libertad y con esa confesión revela su verdadero querer. Después de todo el amor genuino libera y no aprisiona. Más disparos serían innecesarios, la idea es precisamente que descanse recostado mientras la película de su vida pasa y repasa a través del espejo de su alma.             




Posdata: ... confieso haber buscado infatigablemente la escena final, pues quería revivir el saborcito salado tan familiar por estos días. Hasta hoy en la mañana no la había encontrado, y fue por azar que me animé a una nueva pesquisa, esta vez desde mi celular. Eureka! Prendo la computadora y tecleo endemoniadamente ...



La escena en cuestión! 
       

domingo, 6 de enero de 2019

Táctil










En este momento creo verte
el deseo no importa
oscila entre el querer y el escuchar
venir e ir
alcanzar la distancia precisa
el momento exacto
donde recae tu humanidad 
el recuerdo de tu sombra
el hálito que alienta a continuar vivaz
tu vida nace y se extingue en tu caricia dactilar 
de uñas crecidas y cicatrices inmortales 
en cada calle recorrida y recordada
como se llega al sueño o a un recuerdo
o a alguien nuevo que interrumpe la rutina 
no poder dormir, comer, escribir
solo hacerlo con ella
incluso en su ausencia
todo es posible
tocar con los ojos
besar con las manos
amar de pie y sentado
beber su aliento
llorar recostado
pero una llamada desestablizadora
sin contestar
posibilidad ausente
un mito, una ilusión
llamarada inconclusa, por la mitad, a media voz
un imposible que no termina de cesar
su huella tal vez rozó accidentalmente mi nombre
lo domesticó por azar
¿Es que mi voz la toca cuando la nombra?
su dedo se introdujo en mi y reposó ahí
la imagen es diferente
intento rozarla, pero ella me rechaza con el índice
universos indefinidos se decantan y cantan al unísono
solo sus cuerdas vocales me salvarán
como un zarpazo nocturno
en la oscuridad del amanecer
en la penumbra hermosa 
que precede a lo besado y 
al beso prisionero  
veo con cierta envidia que otros miren las miradas sobre sus pantallas
donde yo solo veo desierto noctámbulo
mi propio rostro, mi imagen
el rastro envejecido de la espera lenta
aletargada por el suspiro de otros tiempos
momentos largos y cromáticos
música de parque con pocas bancas
luna con poca luminosidad
madrugada pausada
velando el recuerdo y volando el sueño
ése se me escapa
tal cual se extinguen los sabores
en estas horas calurosas de verano limeño
y que mientras más la pienso
menos la veo
debería dejarme extrañar un poco más
aunque eso suponga alejarme 
darle espacio para completar el silencio ensordecedor
que brota de sus labios carne y sus dientes mordidos
afilados por sus dedos navaja
en apariencia inalcanzables 
varados y dorados en la avenida del mismo nombre 
   



The Age of Innocence de Martin Scorsese 



miércoles, 2 de enero de 2019

Madrugada







Él la vio de nuevo, en el teatro o en una recepción. Tal
vez él estaría sentado a su lado, a lo mejor tendrían otro
momento solos en algún lugar. Pero él no podía vivir sin verla
 


The Age of Innocence 




















                                                                               Miércoles 2 de enero
                                                                               Lima 5:46 am 
                                                                               Cámara de un celular pequeño
                                                                               Aeropuerto Internacional Jorge Chavez 





Salir de casa camino al aeropuerto la madrugada siguiente a la celebración de Año Nuevo puede ser sumamente sosegador. Las pistas le dan la bienvenida al paseante, el cambio de luz de los semáforos es más breve, favorece al conductor. No hay necesidad de apurarse. La tranquilidad de esas horas invita a recordar, a reflexionar, a pensar en posibilidades. La ciudad toda parece más amplia, como una gran pantalla por recorrer. He ahí tal vez lo aparentemente contradictorio, la vista panorámica del espacio si bien apacible a la mirada, no por ello desalienta algún ejercicio introspectivo que incluya algún gesto de melancolía. Aquello que llamaremos la tristeza del pensamiento traducido en el silencio de los viajeros.         



Posdata: ... claramente dos almas solitarias en el mundo dialogan entre sí y la luna observa cautelosa. Intercambian un mensaje secreto en un lenguaje nuevo. El momento se acerca, ellos buscan la manera de postergarlo indefinidamente. Al mirar mucho tiempo la escena es inevitable no percibir el movimiento del firmamento ... 



jueves, 27 de diciembre de 2018

Julio Hevia









Hoy se cumplen seis meses de tu partida, Julito, amigo, guía, mentor, colega y más. Cuando me han preguntado quien es mi padre putativo he respondido fehacientemente: Julio Ramón Ribeyro y si lo hicieran respecto a la persona que más ha influenciado en mi formación teórico académica y en mi forma de comprender lo circundante, de plasmar ideas en el papel e incluso de hablar, diría Julio Hevia. No olvidemos que Cortazar vivió convencido de que Poe y Baudalaire eran la misma persona. Hoy se inaugura la exposición de tus dibujos, proyecto del cual formé secretamente parte. Soñaré entonces que ingreso acompañado, obviando que estoy tan solo y casi solitario y brindo a tu salud, tu mirada siempre a una distancia prudente, aconsejándome y luego desaprendiéndome para que pueda hallar mi propio camino. Tal cual hacen los verdaderos maestros! 






Posdata: ... una de tus películas favoritas ... 




Rumble Fish de Francis Ford Copolla

    

martes, 25 de diciembre de 2018

Una Navidad más que se va









Viajar hacia tu casa y mirarte llegar 
e introducir la llave en la cerradura
escuchar el sonido de la puerta al abrirse
contemplar tu figura incorporándose  
y tú sin darte cuenta
verte desaparecer mientras los aviones
sobrevuelan sobre mi cabeza


                            El príncipe encantado
                                        





Este año ha traído sorpresas y sentimientos encontrados. Luego de una larga década, finalmente pasé Navidad con el pequeño D, su hermanito L ha cumplido un mes y he debido afrontar la soledad de la amorosa y morosa K en plena nochebuena. El mismo lunes 24 le decía a él que en realidad la celebración es cortísima, tal vez una hora, incluso minutos. En ese sentido, le daríamos demasiado tiempo a lo previo y poca importancia al momento exacto. No obstante, sé que en Bogota, por ejemplo, empieza días antes del 25, ignoro si se prolongue igualmente días después, esto tal vez podría ser una razón de su ausencia. Por mi parte, antes de las 12 am sabía lo que venía, tomé de la mano a D y lo llevé a la calle, quería que viera la noche plena de juegos artificiales. Tragué lágrimas, las ahogué para no estropear el momento. Puse en suspenso mi corazón! Recibí tres mensajes esa madrugada, todos inesperados. Luego, durante la cena, fue inevitable no pensar, no así recordar. Digamos que fui solo pensamiento. En un par de horas será 26 de diciembre, oficialmente el final, por lo menos en Lima. Hoy en la tarde en el bus D me hizo una pregunta filosófica recurrente: 




- ¿Qué poder te gustaría tener papá? Yo quisiera ser muy rápido, te podría llevar en brazos hasta mi casa. ¿Y tú?
-  Quisiera poder traspasar las barreras espaciales y congelar el tiempo.





Posdata: ... digamos que esta canción la escuché muchas veces para darle la bienvenida y para atraerla. Ignoro si funcionó alguna vez, en todo caso esperemos lo impredecible ...





Still Got The Blues por Andy Timmons y Martin Miller

viernes, 21 de diciembre de 2018

Amor acuático































Dos personas que no debieron estar juntas se juntaron. Ella una reina y él un simple mortal. Sus vidas no estaban destinadas según el oráculo de lo imponderable, pero ellos pudieron más que eso. Un día sus miradas se encontraron y no supieron despegarse, tampoco quisieron hacerlo, pero las circunstancias, como siempre, pretendiendo hacer mella a lo sublime. "Me voy, pero volveré por ti. Estaremos juntos nuevamente cuando sea seguro y permaneceremos sin límites por el resto de nuestras vidas" fueron sus útimas palabras. El hombre tuvo que aprender a afrontar los días y las noches en silencio. El destino o como quieran llamarlo casi nunca te da la oportunidad de aterrizar un sueño transformado en una cena romántica en la banca de un parque, un paseo por un malecón o un encuentro furtivo envuelto en caricias. Entonces se trata de coger al vuelo lo que a primera vista parece imposible, irreal, demasiado lindo y especial, aunque eso mismo nos haga trastabillar. 





Posdata: ... este post nació luego de haber visto Aquaman con Domenico ...

viernes, 14 de diciembre de 2018

Shhhhhhh








                                                                         Oh, acabo de morir en tus brazos esta noche
                                                                         Debe haber sido algo que dijiste
                                                                         Acabo de morir en tus brazos esta noche


                                                                         Cutting Crew




Entre el verte y el no verte
No cabe el imaginarte
Tal vez el (re)inventarte





Es un poco más de la medianoche. Afuera una ambulancia huye despavorida. Trato de concentrarme, pero cuesta hacerlo. Improvisé tres acordes, podría ser una canción y si fuese así la llamaría Lugares. Me pregunto qué calles recorrerán sus pensamientos, ahora que su cuerpo descansa lejos. Viene a mi mente el episodio Los Tres Cuervos del Narrador de Cuentos. En él, la hermana de los tres muchachos es conminada a guardar silencio por tres años, tres meses, tres semanas y tres días. Digamos entonces que mi castigo no es tan duro en ese sentido, hoy se cumple una semana desde la última vez. Por eso debo estar agradecido, pero el desenlace puede ser crucial. Quisiera volver atrás y recuperar el tiempo perdido, pero esas ideas son inútiles. A lo mejor la historia debe desarrollarse de esa manera, ahora entiendo mejor su último llanto. Ella tendrá que elegir y pudiera ser yo quien caiga al abismo esta vez. Vuelvo a sus lágrimas nuevamente "¿por qué tienen que pasar así las cosas?. Lo cierto es que no tengo respuesta, justo en este momento de mi vida, pienso exactamente lo mismo. Ella con su circunstancia y yo con la mía.  




Posdata: sé que debo callar por tu bienestar, pero este silencio me hunde en una vorágine de pensamientos desagradables. 




Killing version de I just died in your arms tonight


miércoles, 12 de diciembre de 2018

Rutina







                                                                                      Je pense a toi
                                                                                      Où est - tu? Que fais - tu?
                                                                                      Est - ce que j'existe encore pour toi?


                                                                                      Joe Dassin




No como pan a media tarde, solo en el desayuno, pero acabo de engullir un par, supongo un poco para romper esta monotonía. He bebido un poco de agua, nada fuera de lo común. De pronto he percibido un aliento familiar, indescriptible, pero inigualable, inmortal, que llega a mi desde el norte; saliva, lengua y labios confluyen al unísono. La triangulación oral, el helado derritiéndose, los caramelos de arroz coreanos; el aroma intenso, rico, de la piel recién besada o por besar. El sabor del cuello. El café cortado y el beso nuevamente después del almuerzo. Veo unos dientes pequeños en la cavidad bucal posterior, los que decoran su sonrisa no llevan brackets y algunas veces saben a leche y otras a carnaval veintiañero. 




Before Sunrise de Richard Linklater

           

sábado, 8 de diciembre de 2018

Aeropuerto










                                                                  "Una parte de mi corazón se queda aquí contigo"


Él la siguió con la mirada hasta que su presencia se hizo un punto.        
Quiso gritar pero no pudo. Luego le haría prometer no escribirle; él
debía esperar el momento exacto. Lo que ella ignora es que él la vio
hasta que las barreras físicas se lo permitieron. 
                                              







Las despedidas son tristes. No importa si el tiempo compartido fue breve o extenso. Al final los lazos son impostergables, los gestos y las caricias también. Digamos que se espera que quienes se van lloren y quienen se quedan hagan lo propio. El llanto une los cuerpos y los brazos, las lágrimas derramadas son borradas con los dedos de ella. Amablemente a su vez su palma seca la casaca húmeda del muchacho. Pero los adioses podrían confirmar una promesa silenciosa, la necesidad de separarse para luego encontrarse, el sentido del azar y lo caprichoso del destino. A veces hay que distanciarse de quien más quieres para estar más cerca de ella. Lo prometido queda implícito, el libro no ha terminado, acaba de empezar.          





Posdata: Tal vez sea innecesario redundar en esto, pero igual lo haremos. Los amantes se aman, se unen y se desarman; no se miran y se ignoran. Sobre sus silencios descansa lo que sienten, lo que comparten, irónicamente, al ignorarse. No es necesario mirar a alguien para tocarla, tampoco disfrutar de su cuerpo desnudo para hacerle el amor. La soledad de la rutina, comer, caminar, subir y bajar escaleras; un medio gesto, una media mirada, que no por ser tales son menos o incompletos, se erigen como lo sutil, lo sublime, lo perfecto, lo que ellos han atesorado para ellos mismos. Su secreto más preciado, la complicidad del pretender ignorarse, el sentirse extraño sin el otro y el soñar que, en algún momento, tal vez, sus pensamientos y deseos se junten, coincidan de manera connatural. Como si solo hubieran llegado a este mundo y, tolerado todos sus avatares previos, nada más que para volverse a encontrar indefinida y circularmente.       



Wong Kar - wai y In the mood for love


martes, 4 de diciembre de 2018

Juicioso











Es cierto. Nos pasamos la vida haciendo lo correcto, lo que es debido. Viviendo para los demás, dejando que ellos decidan por nosotros. Sucumbiendo a sus decisiones arbitrarias. Dejándonos aplastar por sus caprichos. La vida, en ese sentido, es un conjunto de decisiones hechas explicicitamente para satisfacer a alguien más, nunca a uno mismo. Salvo que se considere ser libre al haber nacido para servir a los otros. Entonces solo años más tarde sentiremos la tiranía del tiempo, el peso que se posa sobre nosotros. El recuerdo perdurará por el resto de nuestra existencia, como una astillita en medio del corazón. Tal cual nos acostumbramos a los dolores propios de la vejez.






Posdata: ... la mujer, siempre más racional que el hombre, buscará atesorar en su memoria el recuerdo de la experiencia, pues huir significaría echar a perderlo todo. Mientras que él se aferra al (im)posible de irse lejos y juntos. Ella no ignora que esa decisión pone en jaque el sentimiento que los atravieza y que al hacerlo le destroza su corazón a él y el suyo también. Aparentemente no hay escapatoria, ella opta por la felicidad, por la apariencia, por el qué dirán.  se juega todo por ella y le lanza su última carta: "este tipo de certeza solo llega una vez en la vida" ... 




The Bridges of Madison County del maestro Clint Eastwood


domingo, 25 de noviembre de 2018

Loving LV










Tu llegada coincide con la aparición de cierto equilibrio en mi existir. Incluso le das un mayor balance al desbalance connatural en mi devenir diario, que en los últimos días ha experimentado un ejercicio gimnástico de estiramiento. El resultado es simple: la vida te conduce por meandros que no podremos comprender sino hasta años más tarde. Un ángel bogotano aterrizó con su cadencia y me mostró la clave de la esperanza. Aprendí a ver la luz en la oscuridad; lo luminoso de la penumbra; el amanecer de noche y el oscurecimineto de los atardeceres. En este momento saboreo una mezcla de ese manjar agridulce que el destino me regala una vez más y dibujo una sonrisa donde antes había una nostalgia imperecedera. Recientemente he notado y me han hecho saber que, el ritmo de mi corazón, se acelera con mayor facilidad y felicidad que antes. Pienso en un silencio sonriente monosilábico, unos hoyos en las mejillas y una carcajada de libertad, de haber superado un nivel aparentemente inalcanzable, pues a veces creemos conquistar la cúspide, hasta que llega alguien nuevo y nos demuestra cuán equivocados estábamos.             




Starry Starry Night de Don Mclean


sábado, 17 de noviembre de 2018

La importancia del casi


                                                                                                    






                                                                                                    Escribir casi entre lágrimas

                                                                                                    Anónimo







Entre el sí y el no se encuentra el casi
Después del amor y antes del odio
Lo cual beneficia a los amantes
Aquellos que se aman 
Es más fácil en ese sentido amar, querer u odiar
No así casi amar, casi querer o casi odiar
Es tan lindo vivir en el casi
Las personas normales, de este planeta,
normalmente se hallan en la primera lista
En cambio los otros, como yo, los que
vienen de otros mundos
encuentran solaz y sosiego en el casi 
Porque casi es aquello que se nombra rara vez,
casi nunca
He ahí su poder expresivo
Su amplio radio de acción lo lleva antes de todo y después de todo
Su propia variabilidad lo hace invencible a las arenas del tiempo
y del espacio
Los mejores amores entonces, son los casi amores, no los amores
y las mejores caricias las casi caricias
y no los besos que no me has dado, sino los casi besos
Es por eso mismo que la casi piel y la casi sonrisa es eterna 
Nada ni nadie podrá hacerle mella
Ni la distancia de Lima a Bogota
Ni de Bogota a Lima
Ni el amor de los amores largos, ridículos,
Ni los años ni las diferencias de edades bobas
Ni la frialdad de unas manos en un parque
Más bien lo casi traspasa todo
Saber hacer el amor con la mirada y no con la piel
O desde una perspectiva nietzcheana más allá de todo y más aca también    
El casi es la mirada constante, la palabra eterna
Aquello que el silencio calla y el corazón late
Por eso, mientras escribo esto y pienso en su delicadeza 
Espero que ella casi lo lea y casi sienta y casi salte de algarabía
Sin pensar en el ayer, el hoy ni en el mañana
Casi sin pensar y casi sin sentir   
Por todo lo anterior y por lo que el casi abarca y alcanza 
y que mi memoria olvida y esconde
El beso sabe mejor, es más rico o como diría Adán, casi en la noche

domingo, 11 de noviembre de 2018

Blank







                                                                                            La vida sin música sería un error

                                                                                            Nietzsche






Hace unos días pensé en algo para completar esta página en blanco. Luego lo recordé y creí que sería suficiente. Pero ahora por más que lo intento no puedo traerlo de vuelta. En cambio hay imágenes visuales y sonoras que me dan la bienvenida, soy basicamnete pensado por ellas. Cicunstancias muy inusuales en mi vida, sensaciones y experiencias que podría llamar únicas. Desafortunadamente ya sabemos que nada es nuestro, todo se deshace en un masa oceánica de apariencias variopintas. Nunca seré el que pensé ser, tampoco el que hubiese querido devenir. Soy el invento que los otros han ideado para mi, he sido moldeado por su verbo, sus lenguas y su carne.   






Posdata: ... unas manos desconocidas cogiendo las mías por detrás. Su pecho sobre mi espalda. No hay rostros, solo rastros. Soy yo el que imagina ...   



Prisoner Of Your Eyes de Judas Priest

domingo, 4 de noviembre de 2018

Momento







                                                             La soledad es una hondonada mucho más profunda 
                                                             rodeado de gente fantasmática 

                                                                                                                                                                                                                                                       Anónimo




Miércoles, 8:44 pm. 





No hay deseos de ir a casa, enfrentarme al trafico tampoco es una primera opción. Coloco el disco sobre el plato y suelto la aguja. La melodía me llena. Sé que hay fantasmas rodeándome, pasando y traspasándome. Empiezo a evaluar posibilidades, los rostros se mezclan con sueños y predicciones vanas. Un nombre, un camino, una sonrisa con sus pestañas y sus cejas. Considero comprar el vinilo, pero desisto, no quiero perder esa sensación, la postergo hasta una nueva oportunidad. Prolongar lo inasible es sumamente placentero. Deseos de tomarme una cerveza, pero no cuento con nadie, afuera disfraces, niños, golosinas, madres. Tengo sed. Subo al bus y luego camino otro tramo.       



domingo, 28 de octubre de 2018

Opinión








Las personas en general cometen tres errores: creen tener derecho a decir todo lo que piensan, hablan sin pensar y consideran que necesariamente siempre hay algo que expresar


domingo, 21 de octubre de 2018